miércoles, 23 de diciembre de 2015

Que la llama en nuestros corazones permanezca siempre ardiendo ... ¡Felices Fiestas!



Un hombre, que regularmente asistía a las reuniones de un determinado grupo, sin ningún aviso dejó de participar en sus actividades..

Después de algunas semanas, una noche muy fría el líder de aquel grupo decidió visitarlo. 

Encontró al hombre en casa, solo, sentado frente a una chimenea donde ardía un fuego brillante y acogedor. 

Adivinando la razón de la visita, el hombre dio la bienvenida al líder, lo condujo a una silla grande cerca de la chimenea y se quedó quieto, esperando una pregunta. 

Se hizo un grave silencio.

Los dos hombres sólo contemplaban la danza de las llamas en torno de los troncos de leña que crepitaban. 

Al cabo de algunos minutos el líder, sin decir palabra, examinó las brasas que se formaban y cuidadosamente seleccionó una de ellas, la más incandescente de todas, retirándola a un lado del brasero con unas tenazas. 

Volvió entonces a sentarse, permaneciendo silencioso e inmóvil después de solicitar permiso para fumarse una pipa. 

El anfitrión prestaba atención a todo, fascinado pero inquieto. 

Al poco rato, la llama de la brasa solitaria disminuyó, hasta que sólo hubo un brillo momentáneo y el fuego se apagó repentinamente. 

En poco tiempo, lo que era una muestra de luz y de calor, no era más que un negro, frío y muerto pedazo de carbón recubierto por una leve capa de ceniza. 

Muy pocas palabras habían sido dichas desde el ritual saludo entre los dos amigos. 

El líder, antes de prepararse para salir, con las tenazas blandió el carbón frío e inútil, colocándolo de nuevo en medio del fuego. 

De inmediato la brasa se volvió a encender, alimentada por la luz y el calor de los carbones ardientes en torno suyo. 

Cuando el dirigente alcanzó la puerta para irse, el anfitrión le dijo: 

Gracias por tu visita y por tu bellísima lección. 

Regresaré al grupo. 

Buenas noches.

¿Por qué se extinguen los grupos? 
Muy simple: porque cada miembro que se retira le quita el fuego y el calor al resto. 

A los miembros de un grupo vale recordarles que ellos forman parte de la llama y que lejos del grupo pierden todo su brillo. 

A los líderes vale recordarles que son responsables por mantener encendida la llama de cada uno de los miembros y por promover la unión entre todos ellos, para que el fuego sea realmente fuerte, eficaz y duradero.


Como parte de éste hermoso grupo deseo que la llama que nos une permanezca siempre ardiendo... ¡Felices Fiestas!

martes, 22 de diciembre de 2015

La Rueda de la Medicina (Nativos Americanos)


La rueda de la medicina es una fuente de enseñanza; representa las cuatro direcciones cardinales, los cuatro colores de razas (rojas, negras, amarillas y blancas); y las cuatro etapas de la vida (espiritual, mental, físico y emocional).

Algunas tribus, representaban las direcciones con diferentes colores.

La filosofía nativa estaba basada sobre principios universales conocidos coma las siete enseñanzas:

Solidaridad
Preocupación.
Bondad
Humildad
Confianza
Honestidad
Amor

Los siete modos naturales de cura:

Conversación
Llanto
Risa
Grito
Baile
Canto
Movimiento.


Todo estaba representado la rueda de medicina y el círculo de la vida.

Hoka-Hey (hoy es un buen día para morir)



“¡Hoka Hey!” (en lengua lakota: “¡Hoy es un buen día para morir!”)

No se trata de vivir “en el pasado” o “para el pasado”, sino de hacer buen uso del presente y de terminar la “batalla de la vida”, si no victoriosos, al menos con dignidad y honor, con la mayor conciencia posible de uno mismo y de lo que se ha legado y dejado atrás.


No nos debería asustar la Muerte, esa amiga bienhechora que se llevará consigo todo dolor, toda ansiedad y toda miseria. Todo dolor está en la Vida, no en la Muerte. Deberíamos preocuparnos por como transitamos el camino de la Vida y como cerramos dicho viaje, como damos un final a nuestra historia personal...

"El Búfalo" (nativos americanos)



EL Craneo del búfalo, simboliza la fuerza del Gran espíritu. Los chamanes le atribuían propiedades curativas. Danzaban con máscaras y amuletos hechos con el cráneo del búfalo, y pedían salud para algún miembro de la tribu. Además preparaban pócimas curativas con el polvo de los cráneos.


También el búfalo era un representante del Gran espíritu, y conectar con él, por medio de representaciones era señal de elevación espiritual.

"EL TAMBOR"



"El Tambor es uno de los instrumentos más antiguos considerado sagrado, es medicina poderosa y profunda, capaz de conectar tu corazón y los 12 filamentos tocando el alma ...

Activa y cura nuestro ser alinean-doce con el palpitar de nuestra Madre Tierra y sus elementos, capaz de ya-amar y conectar con los ancestros y guías a través del intento.

Es un aliado de poder, el sonido es sagrado, tiene infinitos ritmos y pulsaciones, su vibración viaja a través del tiempo - espacio, produciendo reacciones benéficas en nuestros cuatro cuerpos sutiles, sanando heridas y alegrando la existencia. 



Per-si-Ve el canto de tu Cora-Zon ..."

Leyenda del Atrapasueños



Cuenta la leyenda, que hace mucho mucho tiempo cuando el mundo era joven, un viejo líder espiritual Lakota, tuvo una visión en lo alto de una montaña. En esa visión Iktomi, el gran maestro bromista de la sabiduría, apareció en la forma de una araña y le hablo en un lenguaje sagrado, que solo los líderes espirituales de los Lakotas podían entender. Mientras le hablaba la araña tomo un aro de sauce, el de mayor edad, también pluma, pelo de caballo, cuentas y ofrendas y empezó a tejer una telaraña. Habló con el anciano acerca de los círculos de la vida, de como empezamos siendo bebes para luego crecer en la niñez, después a la edad adulta y finalmente llegamos a la vejez, donde debemos ser cuidadosos como cuando éramos bebes completando así el circulo. 


Pero Iktomi dijo mientras continuaba tejiendo su red, que en cada tiempo de la vida hay un sin fin de fuerzas, algunas benignas y otras malignas. Si te encuentras con las fuerzas benignas ellas te guiaran en la dirección correcta, pero si escuchas a las fuerzas malignas, ellas te lastimaran y te guiaran en la dirección equivocada. Mientras la araña hablaba continuaba entretejiendo su telaraña, empezando de afuera y trabajando hacia el centro. Cuando Iktomi termino de hablar, le dio al anciano Lakota la red y le dijo: ¿ves la telaraña? es un circulo perfecto, pero en el centro hay un agujero, usa la telaraña para ayudarte a ti mismo y a tu gente, para alcanzar tus metas y hacer buen uso de las ideas de la gente, sueños y visiones. Si tu crees en el gran espíritu, la telaraña atrapara tus buenas ideas y las malas se irán por el agujero. El anciano Lakota, le pasó su visión a su gente y ahora los indios Siux usan el atrapasueños como la red de su vida. Este se cuelga arriba de sus camas, en sus casas para proteger sus sueños y visiones: lo bueno de sus sueños es capturado en la telaraña de vida y enviado con ellos, lo malo, escapa a través del agujero que hay en el centro de la red para no ser nunca más parte de ellos.

EL SENDERO DEL CHAMAN